Mañana el Rayo Vallecano visita en Liga al Villarreal, en un partido que es una auténtica final para el cuadro franjirrojo y en el que el entrenador de la escuadra madrileña se juega su futuro. Míchel ha hablado hoy del asunto en rueda de prensa y ha dejado claras sus sensaciones.

«Mi preocupación es el Rayo Vallecano. Solucionar los problemas de la competición. Ese es mi día a día. No me preocupo de cosas que no dependen de mí. Sería una distracción y estoy cero preocupado para mi futuro, solo me preocupa el del Rayo. Creo en los proyectos y en el trabajo. Tienes que tener confianza y a mí me la han dado. Estoy muy orgulloso por ello, porque un entrenador tiene que tener la confianza de la gente para hacer su trabajo», afirmó el técnico.