En las últimas horas, después de la derrota del Rayo Vallecano ante el Real Oviedo, se especulaba con que el puesto de Paco Jémez corría peligro. El entrenador del cuadro franjirrojo veía peligrar su continuidad y se aseguraba que Rubén Reyes podría ocupar su lugar.

Sin embargo, como afirman ahora Marca y Cope, el combinado madrileño dará todavía un margen de un último partido al técnico. Y es que se la jugará ante el Huesca de Míchel, de manera que tendrá esta última bala para intentar salvar su trabajo.