El presidente del Espanyol, Chen Yansheng, está en Barcelona y ha aprovechado para reunirse el pasado miércoles con la directiva y el cuerpo técnico que dirige Quique Sánchez Flores de cara a la planificación de la plantilla de la temporada que viene. La intención es la de cerrar 5 fichajes y las consecuentes salidas para que sean viables.

El objetivo principal es el de atar a Diego López, cuyas negociaciones van por el buen camino en su traspaso definitivo desde el AC Milan. Sigue también en mente quedarse con Diego Reyes, quien ha tenido un papel importante en la defensa perica esta temporada dando un muy buen rendimiento. A Quique además le gustaría contar con otro central más experto de perfil diestro, un centrocampista creativo, un extremo polivalente y un delantero con gol. Dos contrataciones ya están cerradas, las de Mihailo Ristic y la vuelta de Sergio García.

En cuanto a las salidas, Salva Sevilla y Víctor Álvarez acaban contrato y se desvincularán del club, igual que Reyes, y se prevé también la cesión de el meta Roberto que quiere más protagonismo en forma de minutos. Por último solo sería necesaria la marcha de Álvaro Vazquez para hacer hueco a un nuevo ariete.