Eduardo Macià, director deportivo del Real Betis, deberá afrontar durante los próximos meses varios retos de calibre. El primero, y sin duda más importante, es el que tiene que ver con el futuro de Dani Ceballos. El canterano fue seriamente tentado por el Real Madrid en el mercado estival y ahora, tras superar ese incierto periodo, la entidad debe concretar cuanto antes su renovación.

Las otras cuatro ampliaciones que ocuparán el tiempo del dirigente serán las de, según relata el diario Marca, los guardametas Adán y Dani Giménez, el zaguero Bruno y el centrocampista Álvaro Vadillo. En este último caso, los plazos son aún más estrechos, ya que de no estirar contrato o ser traspasado en enero, el jugador se marchará libre al término del curso.