A pesar de que perder contra el Real Madrid entra dentro de lo normal, en el Real Betis no ha gustado nada la forma en la que el equipo cayó el pasado sábado (1-6). Y sobre todo porque el equipo viene de dejar muchas dudas en este inicio de temporada, de manera que todas las miradas apuntan hacia el banquillo.

Suele ser lo habitual en este tipo de situaciones, de manera que Gustavo Poyet ve cómo se le puede empezar a pedir cuentas. Según relata ABC de Sevilla, Miguel Torrecilla permanece por ahora a la espera de nuevos acontecimientos, no quiere tomar ninguna decisión drástica. Pero ya el duelo ante Osasuna comienza a verse como una final...