Aunque un amplio sector de la grada pidió anoche su cabeza tras la derrota ante el Valencia en el Benito Villamarín (1-2), el técnico cántabro Quique Setién aseguró en la posterior rueda de prensa que se siente plenamente respaldado por la directiva del Real Betis y que no encuentra motivo alguno para pensar en su destitución.

«La afición ha manifestado su opinión y no queda otra que respetarla. Uno asume esto desde el día que elige ser entrenador. Se afronta con entereza y humildad. ¿Destitución? No pienso en ello en absoluto. Están Lorenzo y el presidente para valorar mi aportación. Yo me siento respaldado con mi trabajo y ellos me lo manifiestan así. Yo no voy a comprometer aquí a nadie, hay cosas que tengo asumidas como entrenador. Ellos tienen la confianza en mi trabajo. Yo me dedico a trabajar, iré mañana a transmitir a mis futbolistas que hay que ir a ganar al Levante. Siempre se señala a alguien, pero a veces no hay culpables. Esto es un grupo, un equipo al completo, si queremos avanzar y crecer...», indicó.