Tras sufrir una abultada y dolorosa derrota ante el Levante en el último compromiso de Liga (4-0), el técnico del Real Betis, el cántabro Quique Setién, compareció ante los medios y aseguró que, pese al evidente bajón que ha experimentado su equipo, no tiene motivos para pensar en su destitución.

«No es algo que yo tenga que contestar, estoy convencido de que voy a seguir. Es verdad que el club está en una situación difícil porque tiene que soportar mucha presión, pero de esto ya hemos hablado en algunas ocasiones. A todos nos gustaría que todo saliera mejor, a veces los proyectos y expectativas que uno se crea no se cumplen. Seguimos confiados en lo que estamos haciendo. Ahora es difícil pero este proyecto entiendo que tiene futuro. Me sorprendería por supuesto si mañana me despidieran», aseveró.