Lejos de sentirse intimidado por los pitos que el último fin de semana le dedicó una significativa parte del Benito Villamarín o por la evidente decadencia que ha experimentado su equipo en las últimas semanas, el técnico del Real Betis, el cántabro Quique Setién, aseguró en su última rueda de prensa que mantiene la ilusión intacta y que ni mucho menos teme por su puesto. «Es extraño que nunca haya sufrido una destitución, pero estoy preparado. Me encanta crear cosas para el futuro, pero sé la exigencia del fútbol en resultados, parece que es lo único que interesa. Pero nunca se pueden mantener en el tiempo de forma permanente. Nadie es tan bueno como para hacerlo siempre bien en el tiempo. Yo sigo con la ilusión de quedarme en el Betis para toda la vida», espetó.

Es más, durante su comparecencia ante los medios el preparador se atrevió a poner una nota de «un siete o un ocho» a su trabajo y se defendió con firmeza de quienes le acusan de no sacar el máximo partido a una plantilla en la que se ha invertido mucho dinero. «Yo no me planteo estar en la tabla conforme al presupuesto que tienes. El dinero no lo es todo, sino el PSG habría ganado la Champions un montón de años. Tiene importancia, pero ahí vemos a equipos como Getafe o Alavés que lo están haciendo muy bien y otros como Athletic o Real Sociedad que está por debajo de sus posibilidades económicas. A veces tienes jugadores que cuestan poco y te dan un gran rendimiento y otros más caros que no lo dan. Al final es el rendimiento el que te pone en tu sitio. Aunque Barcelona y Real Madrid sí tienen jugadores excepcionales en todas las posiciones,» aseveró.