Kiko Casilla comienza una temporada más siendo suplente en el Real Madrid, condición que difícilmente va a cambiar. El portero de 30 años afrontará su tercer ejercicio, de forma que es el segundo de Keylor Navas, pero ha tenido algunos pretendientes importantes este verano.

Uno de ellos sería el Newcastle, conjunto que dirige Rafa Benítez, quien en 2015 lo fichara para el combinado de Chamartín desde el Espanyol. Aunque Marca se hace eco hoy de ese interés, parece misión imposible que el guardameta cambie ahora de aires.