Las navidades de Kiko Casilla se han convertido en un periodo de reflexión muy exigente en el que la situación que el futbolista puede tener a partir del próximo mes sea bastante diferente a la del último año y medio. El que es a día de hoy el segundo portero del Real Madrid, asumido suplente de Keylor Navas, puede convertirse en el tercero en discordia si Kepa Arrizabalaga aterriza en el Santiago Bernabéu en enero.

Este nuevo panorama que se presentaría ante su vista puede hacer meditar al guardameta que su tiempo en Madrid ha terminado y que el cambio de aires puede ser la mejor solución, no solo en busca de minutos, si no en recuperar el protagonismo que tuviera antaño cuando jugaba para el Espanyol. El Deportivo de la Coruña podría estar interesado en su incorporación, pero la recuperación de Rubén parece cerrar las puertas a una llegada.