El regreso de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid ha supuesto, entre otras cosas, la vuelta de Keylor Navas a los onces iniciales. Durante el periplo de Santiago Solari como técnico blanco, el tico jugó un papel muy secundario, hasta el punto de que el argentino ni siquiera le dio la oportunidad de disputar el último choque de la fase de grupos de la Champions League, ante el CSKA Moscú, en el que ya no había nada en juego.

«El último partido de Champions en la fase de grupos fue bastante feo. Se dio la oportunidad de jugar a casi todos mis compañeros y a mí no. Era difícil aceptarlo pero le hice frente a la situación y había que seguir trabajando (...) Tenía la sensación de que hiciese lo que hiciese en los entrenamientos no ib a a jugar. Pero siempre he sido un profesional, me motivaba hacer las cosas bien porque soy un privilegiado», aseveró en declaraciones a la Cadena COPE.

Aunque su situación ha cambiado completamente tras el retorno de Zizou, el arquero costarricense no ha dejado claro que no está dispuesto a vivir otro año en la sombra. «Tengo contrato, mi ilusión siempre ha estado puesta en el Real Madrid y estoy concentrado en lo que viene. He dado todo por este club y lo seguiré dando mientras esté aquí, pero no quiero pasar otro año así», explicó.