En la recta final de la pasada temporada, el técnico galo Zinedine Zidane comunicó a Dani Ceballos que no cuenta con él de cara al curso que viene. Lejos de alterarse, el centrocampista andaluz mantuvo la mirada a su entrenador y respondió: «No hay problema míster. Yo tampoco quería seguir trabajando con usted».

Según cuenta el diario As, esta conversación escenificó una ruptura que ya se preveía tras el encontronazo que ambos tuvieron durante la primera etapa de Zizou en el Real Madrid. A día de hoy, son varios los conjuntos que siguen los pasos del utrerano. Entre ellos, un Tottenham que no descarta lanzar sus redes sobre el futbolista si finalmente no logra retener a Christian Eriksen.