Si hay alguien al que le interesa saber cuánto antes si el Real Madrid fichará finalmente a Kepa Arrizabalaga en enero, es sin duda a Kiko Casilla. El segundo portero del cuadro blanco sería el principal perjudicado por esta llegada, hasta el punto de que se plantearía como es lógico un cambio de aires.

El arquero ya ha sido relacionado con escuadras como Deportivo de la Coruña y Newcastle, que quieren hacerse con sus servicios si existe la opción. Aunque por ahora el cancerbero de 31 años solamente piensa en el encuentro de Copa del Rey que en unos días le medirá con el Numancia, tal y como afirma Marca.