En apenas unas semanas, el joven Marco Asensio ha pasado de ser titular casi indiscutible a un jugador de rotación. Tras recuperar su puesto en el once inicial en el partido ante el Legia Varsovia y firmar una buena actuación, el balear quiso dejar claro que entiende perfectamente su situación y que seguirá peleando por hacerse un hueco en los planes del técnico del Real Madrid, el galo Zinedine Zidane.

«Siempre intento aprovechar al máximo las oportunidades que me da el míster y si eso vale victorias mejor, estoy contento por los tres puntos. Todos trabajamos para aprovechar los minutos que nos dan, para mí es nuevo no jugar tanto, el míster habló conmigo y sé que hay jugadores muy buenos, tengo que tener paciencia y cuando me dé minutos aprovecharlos, todavía soy muy joven», indicó.