Una de las sorpresas del parón internacional por los compromisos de selecciones ha sido la ausencia de Luka Jović en la convocatoria de Serbia. Es cierto que apenas está teniendo continuidad en el Real Madrid (partícipe en 218 minutos en 10 encuentros), pero demostró con creces el talento y el potencial que atesora en las filas del Eintracht de Frankfurt. La razón fundamental de no haber sido citado por Ljubiša Tumbaković, seleccionador del combinado balcánico, se debe a que el preparador ha tomado la decisión de castigar a su pupilo por lo ocurrido durante la anterior ventana para los duelos de la FIFA.

Milan Jović, padre del futbolista del Real Madrid, ha concedido una entrevista a los compañeros de Alo para valorar dicha situación: «Las cosas buenas se olvidan rápidamente. Tan pronto como se convirtió en jugador del Real Madrid, se lesionó jugando para la Sub-20 en el Campeonato de Europa. Le dije: ’Hijo, no vayas’. Me dijo: ’Papi, jugaré para la selección con una pierna si es necesario. Mis amigos están allí, no los decepcionaré’. Estoy seguro que nadie más lo habría hecho si hubiera estado en su piel. No es justo para Luka ahora señalarle». ¿Recuperará el serbio su trascendencia tanto a nivel de clubes como de selecciones?