Situado entre los grandes favoritos para alzarse con el Balón de Oro después de haberse hecho con el FIFA The Best, el centrocampista croata de 33 años Luka Modric se toma con calma esta posibilidad. Al menos, esto es lo que se desprende de sus palabras cada vez que es consultado acerca de poder ser el sucesor de Cristiano Ronaldo.

Clara muestra son las últimas palabras del futbolista balcánico, el cual ha señalado que «Si sucede, nadie será más feliz que yo, pero si no, nada cambiará. Mi año fue genial y eso es todo».