Martin Odegaard consiguió el pasado invierno algo que parecía impensable: Que un equipo pagara 8 M€ y ofreciera un gran contrato profesional a un jugador de sólo 16 años. Ese equipo fue el Real Madrid, que consiguió llevarse el gato al agua en una pelea entre los clubes más potentes de Europa, que luchaban por hacerse con los servicios del noruego.

Ahora sabemos que la alternativa al conjunto merengue no fue ninguna potencia de la Premier o el Calcio, ni tampoco el PSG o el Bayern de Múnich, sino el Borussia Mönchengladbach. O es al menos lo que asegura el ojeador del club alemán Ove Flindt Berg. «Estoy seguro de que si Odegaard no se hubiera marchado al Real Madrid, nos hubiera elegido a nosotros. Nadie sabía que estábamos interesados en él, pero contra el Madrid no se puede competir», ha señalado el empleado del M’gladbach en unas declaraciones que recoge As.