El presidente del Benfica, Luis Filipe Vieira, ha viajado hasta la capital de España para cerrar personalmente el fichaje del anhelado delantero Raúl de Tomás y, de paso, dar un considerable impulso a las negociaciones que pretenden concluir con la contratación de otro jugador del Real Madrid, el meta Keylor Navas.

Según cuenta el diario A Bola, aunque los de Chamartín se han mostrado más que dispuestos a escuchar al cuadro lisboeta, la operación se sigue antojando muy complicada tanto por la cantidad que quiere obtener el cuadro blanco con su salida como por el salario que desea percibir el arquero.