Fichado como una clara apuesta de futuro para convertirse en dueño de la portería del Real Madrid en unas temporadas, el guardameta ucraniano Andriy Lunin no termina de encontrar su sitio. Así, el pasado curso apenas dispuso de oportunidades en un cesión en las filas del Leganés que puede calificarse de infructuosa.

Ahora, el futbolista de 20 años se enfrenta a una situación similar en el Real Valladolid. Esto es precisamente lo que se desprende de las palabras del técnico de la escuadra pucelana Sergio, el cual ha señalado que su titular es Jordi Masip y el ucraniano deberá conformarse con disputar la Copa del Rey. No cabe duda que se trata de un corto bagaje para lo que hubieran esperado tanto el propio Real Madrid como el futbolista.