Raphaël Varane es protagonista de la portada de la revista GQ para el mes de noviembre, la cual ha trascendido en las últimas horas. El central de 24 años ha concedido además una entrevista a esta publicación, en la que habla entre otras cosas de su llegada al Real Madrid allá por el año 2011.

«Cuando llegué al Real Madrid, mi meta era mejorar, progresar como jugador y como persona. Nunca me he puesto límites, me encantan los desafíos. (…) Me gusta forzar para dar lo mejor de mí cuando las cosas se ponen difíciles, cuando hay que salir de la zona de confort», ha indicado el defensa, además de confesar que no sabía español y apenas un poco de inglés.

También es sin duda interesante lo que afirma de su entrenador, Zinedine Zidane: «Cuando habla, todo el mundo le escucha, todos los jugadores tienen ganas de aprender de él, porque si ganaba como jugador y gana como entrenador tiene que ser por algo. Me incita a que asuma más riesgos. Potencia las cualidades que tengo. ¿Si echa broncas? Sí, pocas veces, pero lo hace cuando es necesario. Pero por su personalidad y su forma de ser, nos transmite sobre todo tranquilidad, serenidad y su fuerza tranquila».