Kepa se convirtió ayer en una auténtica pesadilla para el Real Madrid. El guardameta internacional del Athletic de Bilbao se convirtió en un muro infranqueable para el campeón de Europa. Así, su gran labor bajo los palos sirvió al cuadro de San Mamés para llevarse un valioso punto del Santiago Bernabéu (1-1). De este modo, el que fuera objetivo del Real Madrid se reivindicó con una brillante actuación.

Consultado acerca del choque del guardameta y si se arrepiente de su decisión de no acometer su fichaje el pasado verano, Zinedine Zidane ha destacado que «Para mí no existe eso. Yo tomé esa decisión y punto, porque yo a mitad de temporada no hago cambios. Kepa es un buen portero». Además, añadió que el portero «Ha estado muy bien. Pero la defensa ha estado bien también».