En el centro de las miradas y muy criticado por algunas de sus actuaciones de esta temporada (claro ejemplo es lo que sucedió ante el FC Barcelona o el Rayo Vallecano), el guardameta argentino Gerónimo Rulli ha salido al paso tras los pitidos recibidos.

Así, el futbolista de la Real Sociedad señaló que «Cuando se equivoca el portero y es gol la gente se enfada y es normal. Ya pasé los pitos, espero que no se repitan porque duele, hay que seguir adelante. El rival me desestabiliza en la jugada. Sabe a poco este punto porque veníamos de hacer un gran partido en Huesca con dos menos. Lo intentamos por todos los medios y no pudo ser pero esto sigue. Esperemos que la gente nos ayude ante el Valencia».