Pese a la derrota ante el Chelsea, el debut del FC Barcelona en la pretemporada en la Rakuten Cup ha dejado sensaciones positivas. Una de ellas ha sido la presencia de Riqui Puig, quien ha reconocido que los londinenses llegaban con más ritmo: «Se ha notado bastante la falta de ritmo del equipo y que el Chelsea venía mucho más rodado, ya que hace más tiempo que lleva entrenando».

El canterano culé ha acabado muy satisfecho con los minutos que ha disputado: «Personalmente, han sido muy buenas y, además, cuento con la ayuda de los más veteranos, que me apoyan mucho». De hecho, se ha encontrado realmente a gusto en la medular del campo: «Es evidente que estoy muy cómodo jugando al lado de Rakitić y De Jong. Con jugadores así todo es mucho más fácil». Y ha valorado su futuro en el Camp Nou: «No voy a tirar las campanas al vuelo, ni hacerme falsas ilusiones. Sé donde estoy. Es verdad que he madurado, pero soy jugador del Barça B y tengo la suerte de tener una oportunidad de jugar con el primer equipo. Aquí estoy para mejorar y crecer como futbolista».