Eliminado de la Liga Europa por el Leipzig el pasado jueves y quinto en el campeonato ruso, Roberto Mancini vive momentos complicados al frente del Zenit. Vinculado con el Paris Saint Germain en forma de opción de futuro para el banquillo galo, el que también fuera entrenador del Manchester City no ha dudado en abrir ahora la puerta a la posibilidad de entrenar a Italia.

Consultado por Sky Sports, el transalpino señaló que «cuando trabajas en el extranjero sientes nostalgia de tu país. Quieres volver al equipo nacional y te transportas a un mundo pasado en los años 70 y 80 con una gran emoción. Pienso que entrenar a la selección de Italia sería algo extraordinaria».