El futbolista brasileño se convirtió en nuevo jugador de la entidad merengue a cambio de 45 M€. El Real Madrid realizó una importante apuesta en sus condiciones, queriendo invertir tal cantidad en un futuro que espera prometedor aunque todavía es incierto a pesar de que muchos depositan grandes esperanzas en él. No obstante, Rodrygo prefiere ir paso a paso: «Creo que todo el mundo habla en este momento que yo soy el nuevo Neymar, pero yo voy a continuar tranquilo, voy a continuar trabajando y creo que voy a llegar cuando esté listo».

Además, el atacante no quiere precipitarse en su llegada al Real Madrid, fijada para julio de 2019, y prefiere centrarse en su actual equipo: «Me siento muy contento pero estoy enfocado en Santos, no pienso mucho en el Real Madrid y hasta partir del año que viene comienzo a pensar en el Real Madrid, pero en este momento pienso solo en Santos».