El Chelsea, que tras pinchar este fin de semana buscará ganar al Liverpool el sábado para asaltar el liderato de la Premier League, puede ver cómo su futuro inmediato cambia próximamente. Porque Roman Abramovich ya ha puesto precio al conjunto londinense, como explica Bloomberg.

El magnate ruso, que controla desde 2003 esta entidad, ha rechazado una oferta de 2300 millones de libras, de manera que no piensa venderlo por menos de 3355 M€. Así que si llega una propuesta que pueda rondar esta cantidad podría sellarse un traspaso.