Después de cinco temporadas defendiendo los colores de un Levante con el que debutó a las órdenes de Juan Ignacio Martínez en septiembre de 2012 frente al Espanyol, el atacante Rubén García dice adiós al conjunto granota con el que ha sumado un total de 149 partidos.

Su destino estará en Segunda División. Concretamente, en Osasuna, conjunto donde aterriza a título definitivo y tendrá el reto de ayudar en los objetivos propuestos.