Portero emblemático de un CSKA de Moscú con el que ha jugado en todas las categorías desde que llegó a los cinco años, Igor Akinfeev es todo un símbolo en Rusia. Comparado incluso con Lev Yachine y Rinat Dasayev, él debutó en la selección nacional con apenas 17. Se trata de todo un récord de precocidad y longevidad.

Él portero ha participado en seis competiciones internacionales con su país y fue clave para que los suyos alcanzaran la semifinal de la Euro 2008 y los cuartos de final del último Mundial en el que fueron anfitriones. Ahora, después de 111 partidos internacionales, el que es tercer jugador ruso con las convocatorias tras Sergei Ignashevich y Oleg Blokhin ha puesto punto y final a su carrera profesional.