16 partidos sin jugar y una multa de 39.000 liras (unos 8.000 euros). Ésa es la histórica sanción que el Comité de Disciplina de la liga turca ha impuesto a Arda Turan. El futbolista, de 31 años, amenazó e insulto a uno de los jueces de línea que arbitraba el choque entre su club, el Istanbul Basaksehir, y el Sivasspor, por no señalar una falta y su reacción no ha quedado impune.

Tal y como explica Sport, diez de esos choques de castigo se deben al empujón que propinó al auxiliar, tres tienen que ver con los insultos y otros tres más con las evidentes amenazas que dirigió también al colegiado de la contienda.