Verano de 2014. El Real Madrid asumía la compra, a cambio de 25 M€, de un joven de 24 años de pelo rubio llamado Toni Kroos cuyo papel en el Bayern Múnich no era aquel que esperaba, no disputando todos los encuentros que pretendía con el rol que creía merecer. El conjunto bávaro aceptaba su marchaba, en una decisión encabezada por el entonces director deportivo de la entidad, Matthias Sammer, quien ahora se arrepiente de la decisión tomada entonces: «A veces hay situaciones en las que hay que analizar honestamente en retrospectiva. ¿Quién lo ha hecho todo bien en la vida? Quizás el Bayern Múnich habría ganado la Champions League más a menudo con Toni o al menos habría estado en más finales. Hoy puedo decir que, en mi papel, fue un error dejar ir a Toni».

Una decisión de la que el tiempo se ha tardado en discernir equivocada, habiendo perdido uno de los centrocampistas más talentosos de la actual Alemania en favor de un rival directo por la UEFA Champions League. Una situación más feliz para Toni Kroos que desde entonces ha conquistado dos títulos más de la máxima competición del fútbol europeo.