En 2014 el Benfica traspasaba a Ezequiel Garay al Zenit de San Petersburgo, por una cantidad de 6 M€ que se consideraba por debajo del valor real del jugador. El Real Madrid, a quien le correspondía la mitad de los derechos del traspaso, denunció el caso al TAS pero el cuadro lisboeta lo ganó.

Ahora, de acuerdo con Marca, ha aparecido un email entre el presidente de las águilas, Luis Felipe Viera, y su exasesor jurídico Paulo Gonçalvez, que podría reabrir el caso. Porque se demostraría que lusos y rusos pactaron ese precio para evitar que los merengues ingresaran más, y a cambio recibieron ambos otras contrapartidas de este acuerdo secreto.