Al igual que sucedió ayer con el Deportivo de la Coruña – Real Betis, mañana tampoco se podrá jugar el encuentro entre Celta de Vigo y Real Madrid que cerraba la jornada de Liga. Los desperfectos en la cubierta del estadio de Balaídos han impedido que el duelo se dispute, tal y como ha confirmado el alcalde de la ciudad.

Será por tanto el segundo encuentro que el cuadro blanco tendrá aplazado en esta Liga, ya que tiene que disputar también el partido de su visita a Mestalla, que se cambió de fecha por el Mundial de Clubes del mes de diciembre.