El guardameta del Celta de Vigo, Sergio Álvarez, podría abandonar el club celeste el próximo 30 de junio si desde la dirección deportiva no le plantean una oferta más interesante para su futuro. Así lo indica La Voz de Galicia, cuya condición de renovación por un único año parece insuficiente para el portero que consideraría que la entidad celtarra ha perdido la confianza en él.

El jugador de 31 años, salido de las inferiores del cuadro vigués, espera que el equipo gallego retome las negociaciones en las próximas semanas en las que se acerquen posturas y su continuidad pueda quedar asegurada o, si no, pensaría en un cambio de aires.