Hellas Verona 0 – 1 AC Milan

Marco Giampaolo desea construir un proyecto sólido en el AC Milan. Es por ello que el técnico es consciente de la dificultad de la misión que tiene por delante, especialmente atendiendo al ostracismo en el que se ha sumado la entidad de San Siro a lo largo de la última década. Por tanto, la misión pasa, principalmente, por hacerse fuertes de nuevo en la Serie A, junto con la necesidad de recuperar tarde o temprano el prestigio del que disfrutó durante sus años dorados en el Viejo Continente.

La escuadra rossoneri afrontaba la tercera cita del campeonato doméstico en Italia con la mentalidad puesta en doblegar a domicilio al Hellas Verona. La situación se le iba a poner favorable justo antes de alcanzar el ecuador del primer acto, momento en el que Mariusz Stępiński vio la cartulina roja después de ser confirmada la acción por el VAR. Aun así, no sería hasta prácticamente el minuto 70 cuando el AC Milan allanaría su camino hacia el triunfo lejos de su feudo. Krzysztof Piątek, el verdadero killer de este equipo, perforó el fondo de las mallas de su rival desde el punto fatídico (0 – 1), permitiendo a los suyos sumar el segundo triunfo consecutivo en la Serie A (Davide Calabria encaminó antes de tiempo el sendero hacia el túnel de vestuarios).