Nápoles 1 – 2 Bolonia

Delicada tesitura interna la que está afrontando como institución el Nápoles, donde la escisión entre la plantilla y los dirigentes, principalmente con el presidente Aurelio De Laurentiis, parece total. Sin embargo, el cuadro partenopeo pudo sumar un valioso empate en Anfield contra el Liverpool en la quinta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Por tanto, tocaba cambiar el chip para centrarse en una nueva cita en la Serie A, donde se iba a ver las caras con un Bolonia con la moral reforzada tras la positiva noticia de la recuperación de su míster Siniša Mihajlović.

Fernando Llorente, que está asumiendo a la perfección su rol en el club de San Paolo, tal y como hizo a lo largo de la campaña anterior en el Tottenham Hotspur, pondría por delante a las tropas de Carlo Ancelotti justo antes del descanso (1 – 0). El que fuera ariete de Athletic de Bilbao o Sevilla se benefició de un rechace de Łukasz Skorupski tras un golpeo de Lorenzo Insigne, todo ello para aventajar a la escuadra local. Pese a ello, el Bolonia no le perdería la cara al encuentro en ningún instante, obteniendo el empate (1 – 1) a través de un gol convertido por Andreas Skov Olsen. Nicola Sansone, viejo conocido de LaLiga Santander (Villarreal), haría que saltara la sorpresa en el tramo decisivo del envite al firmar el 1 – 2. Cuando el duelo agonizaba, parecía que Llorente iba a ser el salvador del Nápoles en el tramo decisivo del compromiso, aunque el colegiado (a instancias del VAR) invalidaría la diana de ’El Rey León’.