Nápoles 0 – 0 Génova

El Nápoles quería dar carpetazo a la crisis interna que estaba atravesando durante los últimos días, propiciada en buena medida por la irregularidad exhibida en el tramo inicial de la presente campaña. Aurelio De Laurentiis, presidente de la entidad partenopea, deseaba concentrar a los jugadores para preparar mejor los compromisos, si bien es cierto que la plantilla se habría opuesto por completo. Las tropas dirigidas por Carlo Ancelotti habían dado su brazo a torcer en el Olímpico contra la AS Roma, además de no pasar del empate en Liga de Campeones frente al Red Bull Salzburgo. Por su parte, el Génova cayó claramente en su feudo frente al Udinese.

Lo más destacado durante los 45 minutos inaugurales fue una diana que tuvo que invalidar el colegiado al plantel local, en una decisión acertada por el trencilla. El Nápoles probó fortuna a lo largo de todo el encuentro, con una estadística más que notable en lo hace alusión a los lanzamientos hacia la portería contraria, si bien es cierto que el Génova también trató de poner en apuros en más de una ocasión a Ionuț Radu. Pese a ello, el electrónico no se alteraría en el Estadio de San Paolo, por lo que Ancelotti seguirá en el punto de mira al no ser capaz de dar con la tecla adecuada de cara a sumar un triunfo que comienza a ser más que necesario.