Nápoles 1 – 2 Parma

Después de clasificarse en la segunda plaza para los octavos de final de la Liga de Campeones, a la espera de conocer a su rival en el sorteo del próximo lunes 16 de diciembre, el Nápoles encaraba la visita del Parma en la Serie A. Un duelo que iba a significar el debut en el banquillo partenopeo de Gennaro Gattuso, leyenda del AC Milan, quien había sido el elegido para reemplazar, curiosamente, al que fue su técnico en la escuadra rossoneri: Carlo Ancelotti. El ex del Real Madrid cumplió en Champions, pero hacía tiempo que la relación con el presidente Aurelio De Laurentiis había empeorado con motivo de las famosas sanciones económicas a la plantilla.

No podía empezar de peor manera la andadura de Gattuso al frente del Nápoles, dado que Dejan Kulusevski pondría por delante a las tropas encabezadas por Roberto D’Aversa al poco de iniciarse el envite (0 – 1). El cuadro local hizo todo lo que estuvo en su mano para devolver la paridad al electrónico cuanto antes, consiguiendo la recompensa a su esfuerzo inagotable antes de alcanzar el ecuador de la segunda mitad por medio de Arkadiusz Milik (1 – 1). Un ariete polaco que brilló en la goleada frente al Genk, dado que fue capaz de materializar un hat-trick (uno de ellos desde el punto fatídico). No obstante, la suerte le estaría totalmente esquiva a la entidad de San Paolo, dado que el Parma se llevaría los 3 puntos en las postrimerías del partido con un gol de Gervais Yao Kouassi, conocido como Gervinho (1 – 2).