Lecce 1 – 4 Nápoles

El Nápoles encaraba una nueva jornada en la Serie A con la moral por las nubes, especialmente merced a su triunfo en su estreno en la fase de grupos de la Champions frente al vigente campeón: el Liverpool. Fernando Llorente, que ya vio portería en el duelo del Viejo Continente, inauguraría el luminoso en el feudo del Lecce antes de alcanzar la media hora de partido (0 – 1). Una ventaja en el electrónico que aumentaría antes del descanso Lorenzo Insigne, quien sería el encargado de materializar su tanto desde el punto fatídico (0 – 2).

Fabián Ruiz, canterano del Real Betis, dejaría la contienda prácticamente vista para sentencia para los pupilos dirigidos por Carlo Ancelotti al poco de arrancar el segundo acto (0 – 3). Marco Mancosu, desde la pena máxima, recortaría distancias en el marcador para que la parroquia local soñase con la posibilidad de salvar un punto frente al Nápoles (1 – 3). De todos modos, sería un mero espejismo, dado que Llorente firmaría su doblete particular en el tramo definitivo de la batalla para situar el 1 – 4. Por tanto, la escuadra partenopea demuestra que puede competir con Inter de Milán y Juventus de Turín por el título en el país transalpino.