No está todo dicho en el futuro del delantero. Desde Sevilla apuntan a que el interés del club está encaminado a seguir contando con este más allá del próximo 30 de junio, cuando toque sentarse con el Everton a valorar su futuro y fijar un precio de cara a una transferencia. No obstante, su salida puede ser ahora más difícil de lo que parecía hasta hace tan solo unos días.

Tal y como recoge Estadio Deportivo, la decisión que implicaba la salida de Sandro Ramírez estaba directamente relacionada con la presencia de Sam Allardyce en el banquillo del Everton. Sin él, los toffees pondrán su situación en las manos del nuevo técnico, quien decidirá los planes que tiene para él. De no considerarlo importante, el club se abrirá a un traspaso para el que entonces tendrían toda la ventaja los hispalenses, con el futbolista abogando por su continuidad en Nervión.