Consciente de que el Sevilla no parece ya muy interesado en la compra de André Silva, el agente del delantero luso, el mediático Jorge Mendes, ha comenzado a mover los hilos con el claro objetivo de colocar a su cliente en otro conjunto que resulte interesante para sus intereses.

Según recoge Mundo Deportivo, el representante ya se ha puesto en contacto con el Wolverhampton, escuadra que está firmando una campaña más que notable en la Premier League y que tiene como entrenador a un compatriota del atacante, Nuno Espirito Santo.

En cualquier caso, será el AC Milan quien tenga la última palabra. Si, como parece, los hispalenses no ejecutan la opción de compra (fijada en 39 M€), los rossoneri deberán decidir si dan una nueva oportunidad al punta o favorecen el traspaso anhelado por Mendes. «Quería irse porque quería jugar, tener más espacio y continuidad. Pero ya sabes lo que pienso de él: tiene cualidades importantes», reconoció recientemente el preparador lombardo Gennaro Gattuso.