A última hora y con excesivas prisas, Óscar Arias intentó hacer un esfuerzo para cerrar una incorporación para el conjunto filial del Sevilla. Hundido en la tabla de Segunda División y sin indicios de que pueda resurgir de sus cenizas y remontar los 16 puntos que marcan al salvación, el director deportivo trató en vano de reforzar un club en agonía por el que pocos querían mojarse.

Así, se trató la llegada para el Sevilla Atlético de Roberto Trashorras, como ha revelado El Correo Andalucía, quien indica que se mantuvieron negociaciones abiertas con el jugador aunque estas no llegaron a buen término. Una opción en el mercado que no se cerró y que dejó como agente libre al futbolista de 37 años.