Fichado para dotar de mayor consistencia a una medular que acababa de perder a Seydou Keita y Christian Poulsen, el marfileño N’dri Romaric apenas ha sido capaz de aportar algo más que una considerable dosis de músculo al centro del campo del Sevilla.

Por eso, consciente de que ha perdido la confianza de cuerpo técnico y afición, el mediocentro espera con ansiedad la apertura del mercado de fichajes para así poder buscar un nuevo destino.

Por fortuna, en la Ligue 1 francesa aún mantiene una considerable popularidad, ya que, según relata Estadio Deportivo, Rennes, Le Mans y Paris Saint-Germain se han mostrado dispuestos a darle cobijo.