Durante su última comparecencia ante los medios, el técnico del Sevilla, Pablo Machín, fue cuestionado por la capacidad de su actual plantilla para adaptarse al sistema de juego que está tratando de imponer al equipo. El preparador soriano intentó no lamentarse, pero dejó claro que habría estado encantado de dar la bienvenida a nuevos refuerzos.

«Las lesiones siempre afectan. Hubo mala suerte en casos como el de Escudero o Gonalons. Lo importante es la idea, si pones en los carriles a jugadores ofensivos, dejas claro que vas hacia arriba. Ganamos el tener a muchos futbolistas por dentro, hay amplitud de campo y soluciones de pase. Creo mucho en mi sistema, me dio frutos en el Girona y lo trabajé en el Numancia. ¿Tener a los jugadores para ello? Una vez que termina el mercado, lamentarse no sirve de nada, tengo a los futbolistas que nos deben dar la alegría. Siendo realista, todo entrenador querría que la plantilla mejorara», explicó.