Javier Tebas, presidente de la Liga, y David Aganzo, su homólogo en la AFE, que representa a los jugadores de los clubes españoles, se han reunido hoy. Sobre la mesa el partido famoso que el organizador del campeonato doméstico quiere llevar a Miami el 26 de enero: el Girona – FC Barcelona. Las conclusiones de ambos tras el encuentro son, eso sí, contradictorias.

«No creo que tomar las decisiones de forma unilateral no son las adecuadas. Nos han pedido perdón por las formas. No es un tema de pedir perdón, sino de hacer las cosas. No estoy de acuerdo en la participación que ha tenido el futbolista. El Girona-Barcelona tiene un 20% de probabilidades de que se juegue en Miami. Los futbolistas son los principales actores de este deporte», afirmó Aganzo.

Por otro lado ha hablado el propio Tebas ante los medios: «Al 90% como vengo diciendo. Conseguiremos que ese partido se juegue. Hemos trabajado el tema. No hay causa para que deneguemos el partido, ni por parte de la Fedeación, UEFA y Concacaf. La FIFA no tiene nada que decir. AFE ha considerado insuficiente la información y nos enviarán por escrito esta tarde lo que necesitan para tener una opinión más fundada. Nos hemos comprometido que todo lo que soliciten lo tengan mañana por la mañana».