Frank Lampard ha protagonizado una auténtica revolución en el Chelsea al apostar por savia nueva y fresca en su andadura en el banquillo londinense. 2 son los nombres propios en la apuesta del míster por el talento joven: Mason Mount y Tammy Abraham. El primero, sin duda, es un fiel reflejo del mítico centrocampista que se alzó con la Champions como futbolista en 2012 (aquella final inolvidable con el Bayern Múnich en el Allianz Arena).

Por su parte, Abraham se ha convertido en la referencia ofensiva de los Blues. El británico, de 21 años, es el máximo artillero de la Premier League (7 dianas en 5 compromisos) después del triplete materializado en la goleada contra el Wolverhampton Wanderers. De hecho, es el jugador más precoz en la trayectoria del Chelsea en firmar un hat-trick, además de haber alcanzado a Cristiano Ronaldo y Dele Alli logrando (como mínimo) 2 tantos durante 3 choques consecutivos.