Decisión consensuada dentro de la Liga de Fútbol Inglesa (EFL) que se suma a la tomada por todos los conjuntos de la Premier League, que ya aceptaron que su mercado cerrara en la fecha anterior al inicio de la competición doméstica. Dicha fecha, el 9 de agosto, comprometerá ahora a todas las categorías de fútbol profesional del país. Esta, compromete a los clubes integrantes de la Championship, League One y League Two, aparte de la Primera División del país anteriormente nombrada. El resto de clubes de las categorías inferiores continuarán con el cierre habitual estipulado el 31 de agosto.

Una iniciativa del fútbol inglés que afectará al resto de clubes europeos, cuya dificultad de reforzarse con miembros de las divisiones inglesas a partir de ese periodo resultará extremadamente complejo, pudiendo solo acechar a aquellos que se señalen como descartes. Además, estos tendrán libertad para comprometer movimientos con anterioridad, lo que juega una baza más a su favor. Una decisión que fijará la composición de las plantillas desde el primer minuto en el que eche a rodar el balón y que imposibilitará cualquier tipo de cambio hasta casi 5 meses después.