Al final de la pasada temporada, Tom Starke decidió colgar las botas y dejar el fútbol en activo después de una larga carrera deportiva a sus 36 años. Pero ahora tendrá que volver a estar a disposición de Carlo Ancelotti en el Bayern Múnich, donde trabajaba como preprador de porteros.

Y es que la lesión de Manuel Neuer ha obligado a Carlo Ancelotti a recurrir al meta alemán, ya que será el tercer arquero de su escuadra durante la baja del titular. Svein Ulreich y el joven Christian Früchtl, de 17, son los otros guardametas del cuadro bávaro, si bien este último irá en breve a disputar el Mundial de su categoría con la Mannschaft.