El Tottenham Hotspur está atravesando una tesitura realmente compleja de analizar y asimilar en el arranque del presente curso. Es cierto que se encuentra a un partido de los puestos de Liga de Campeones, zona marcada por el Leicester City, pero las sensaciones no son para nada positivas en el seno de la entidad de Londres. La tremenda goleada encajada en Champions contra el Bayern Múnich, junto con el batacazo en la Premier League en el campo del Brighton & Hove Albion, ha dejado muy tocado al grupo preparado por Mauricio Pochettino.

Aun así, la noticia negativa de la jornada no fue la dolorosa derrota, sino la lesión de uno de los pilares del proyecto de los Spurs. Hugo Lloris tuvo que ser reemplazado por un duro golpe en el codo izquierdo, un contratiempo que mantendrá al galo alejado de los terrenos de juego hasta finales de 2019, según apunta The Sun. Siguiendo con lo publicado por el citado medio, el cancerbero campeón del mundo con Francia en Rusia 2018 confía en no tener que someterse a una cirugía para recuperarse por completo.