El despido de Mauricio Pochettino como entrenador del Tottenham va mucho más allá de los resultados. La plantilla parecía estar cansada de escuchar la misma voz en el vestuario y los malos resultados no acompañaban a confiar en él. Ha existido una desconexión entre jugadores y entrenador en los últimos meses, pese a defenderse fuera de los vestuarios, según Daily Mail.

El entorno asegura que hace tiempo que Pochettino perdió a la plantilla: «La gente dice que le gustaba a los jugadores, pero de ser así, habrían jugado mejor. Han sido ellos los que le han despedido. No jugaron bien y por eso perdió su puesto», asegura Harry Redknapp, ex entrenador del Birmingham City. Kieran Trippier, ahora en el Atlético de Madrid, hace referencia a los de arriba como culpables: «Habrían intentado forzar la marcha de Mauricio», asegura.