El Tottenham Hotspur no está viviendo una situación que pueda tildarse de idílica en la presente campaña, especialmente en lo que hace alusión a la Premier League. Tras su goleada en el feudo del Estrella Roja, fundamental para asentar la segunda plaza en la fase de grupos de la Liga de Campeones de cara a avanzar hacia los octavos de final, los pupilos de Mauricio Pochettino no han pasado del empate en Londres frente al Sheffield United. Un Sheffield que está sorprendiendo a propios y extraños, ya que aventaja en 3 puntos a los Spurs en la clasificación (17 por 14).

Según aparece publicado en The Sun, el Tottenham tiene otra razón de envergadura para preocuparse, aunque alejada del ámbito deportivo. La operación fallida en la venta de lo que se conoce como ’Naming Rights’, en lo referente al renovado campo de la entidad londinense, va a significar una cuantiosa pérdida económica, tasada en una cifra que rondará los 22 M€. Por tanto, da la sensación que el club presidido por Daniel Levy va a seguir realmente limitado por las obras que llevó a cabo para diseñar el increíble, pero costoso Tottenham Hotspur Stadium (atrás quedó White Hart Lane).